Argentinos añoran a Evita, a 70 años de su muerte

BUENOS AIRES (AP) — María Eva Noble dice que está llevando a cabo un legado que lleva su nombre cuando trabaja en una cocina pobre en un barrio obrero de Buenos Aires.

Lleva el nombre de la ex primera dama argentina María Eva Duarte de Perón, más conocida como Eva Perón, o Evita, quien murió este martes hace 70 años. El comedor de beneficencia donde Noble está de servicio voluntario en la región de Flores sirve almuerzos diarios para unas 200 personas y está dirigido por una organización que también lleva el nombre del difunto líder.

Aunque Nobel no está relacionado con Eva Perón, Nobel dice: «Llevo a Evita en mi ADN». Y ella no es la única que se siente así.

Siete décadas después de su muerte, Evita continúa despertando el sentimiento en Argentina, ya que sus seguidores creen que su imagen como defensora de los pobres es más importante que nunca en un momento de creciente desigualdad y pobreza mientras la economía continúa estancada en medio de una aceleración de la inflación.

Evita ha sido el tema de innumerables libros, películas, programas de televisión e incluso un musical de Broadway, pero para algunos de sus seguidores más antiguos y fervientes, conectarse con la actriz convertida en líder política es más personal.

Joanna Marta Barro fue una de las decenas de personas que hicieron cola el martes por la mañana para dejar flores y presentar sus respetos ante la tumba de Evita en el barrio de Recoleta de la capital argentina.

Con lágrimas en los ojos, Barrow, de 84 años, recuerda cómo mejoró su vida en la norteña provincia de Tucumán después de que Evita apareciera en el escenario político y de repente tuviera mejores zapatos y uniformes escolares.

READ  El Papa usurpa la 'crueldad' rusa en Ucrania y dice que la invasión viola los derechos de la nación

«Gracias a ella obtuve mi primera mochila», dijo Barrow. «Ella es una antorcha que se enciende en mi corazón».

Evita nació en una modesta casa en Los Toldos, un pequeño pueblo rural a unos 300 kilómetros (186 millas) de la capital, donde se mudó cuando tenía 15 años para cumplir su sueño de ser actriz. Una década después conoció a Juan Domingo Perón, un militar que era funcionario del gobierno.

Evita estuvo a su lado cuando Perón ganó las elecciones presidenciales de 1946 y asumió un papel sin precedentes como una poderosa primera dama, colocándose al frente de los temas de derechos de las mujeres, incluido el sufragio que se aprobó un año después y la creación de la Fundación para Los trabajadores humanitarios y los pobres.

Por mucho que Evita fuera amada, era igualmente odiada por muchos de los ricos y poderosos del país que desconfiaban de su creciente popularidad e influencia.

Su tiempo en el centro de atención fue intenso pero corto, ya que murió de cáncer de cuello uterino a la edad de 33 años, lo que provocó un gran dolor en las calles mientras el país sudamericano se ponía de luto.

Perón terminó siendo elegido presidente dos veces más y fue el fundador de un movimiento político, el peronismo, que ha dominado la vida política argentina hasta el día de hoy, con muchos líderes con diferentes puntos de vista ideológicos que reclaman lealtad al ex general.

«Perón fue respetado, fue obedecido, o estás de acuerdo con lo que dijo o no. Pero Evita fue amada u odiada», dijo Felipe Pigna, un historiador que ha escrito mucho sobre la ex primera dama, y ​​terminó aportando un fuerte dosis de emoción a Perón».

READ  Policía devuelve lancha utilizada por Dom Phillips y Bruno Pereira | Dom Phillips y Bruno Pereira

Para algunos, estos sentimientos persistieron.

María Eva Sapir se unió a casi 100 personas un día antes del aniversario de la muerte de Evita para disfrazarse de ella como parte de una actuación que rindió homenaje a la ex primera dama.

Sapire lleva el nombre de Evita y ahora habla del tema con su hija.

“Cuando escuchas sus sermones, es sorprendente cuántas cosas siguen siendo válidas después de tantos años”, dijo Sapir.

Otros que llegaron a admirar a Evita más adelante en la vida a menudo dicen que sentir que estaba adelantada a su tiempo en muchos temas, especialmente en los derechos de las mujeres, es lo que los llevó a unirse a sus legiones de admiradores.

“Los jóvenes en particular ven en Evita a una rebelde, un personaje que no agachó la cabeza ni se rindió” y que terminó muriendo “joven y bella”, dijo Peña, contribuyendo a la construcción de un “icono pop”.

“Eva es un personaje encantador”, dijo Alejandro Maci, director de la nueva serie “Santa Evita”, que se estrena el martes en los servicios de streaming de Disney, basada en una novela del escritor argentino Tomás Eloy Martínez.

Perón y Evita siguen siendo objeto de críticas dentro y fuera de Argentina. Algunos dicen, por ejemplo, que Evita usó dinero del estado para realizar lo que ella describió como obras de caridad para construir su imagen como una figura santa y ayudar a su esposo a aumentar su popularidad. Otros también señalan las acusaciones de que la pareja recibió dinero de los nazis para ayudar a los perpetradores de crímenes de guerra a esconderse en Argentina después de la Segunda Guerra Mundial.

READ  EE. UU. anuncia sanciones contra empresas de medios controladas por el Kremlin y prohíbe a Rusia utilizar algunos servicios de asesoramiento de EE. UU.

Cristina Álvarez Rodríguez, sobrina de Evita que ahora es ministra en el gobierno de la provincia de Buenos Aires, dijo que estaba particularmente impresionada por la cantidad de «muchachas muy jóvenes que se han tatuado a Evita en la piel» y ahora «hacen que dirija la luz».

Muchos ahora anhelan un personaje como Evita.

Para algunos, el actual gobierno del presidente Alberto Fernández, quien se describe a sí mismo como Peroni, se ha desviado de esos principios.

«El pueblo argentino se siente traicionado. El peronismo nunca vino a matar de hambre a la gente y eso es lo que está pasando ahora», dijo Matteo Nieto, quien sostiene fotografías de Perón y Evita en su pizzería en la ciudad norteña de Posadas, cerca de la frontera con Paraguay.

Nieto dijo que «el gobierno de turno se llama peronista, pero en realidad no es peronista».

“Realmente extrañamos a alguien como Evita, sería genial tener una líder como ella en este momento”, dijo.

Maci, el director, ve a Evita como una «metáfora interesante» para pensar en el tipo de país que los argentinos quieren en un momento de creciente pobreza y desigualdad.

“Esta mujer planteó una sociedad con más movilidad, que es justamente lo que no tiene la Argentina ahora, carece de cualquier tipo de movilidad social, y si tiene algún tipo de movilidad es de bajada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.