Los republicanos franceses se deshacen de su líder por el acuerdo de coalición de extrema derecha

Fuente de imagen, Reuters/Sarah Messonnier

Comenta la foto, Eric Ciotti dijo que su partido necesita una alianza “mientras nos preservamos”.

  • autor, Pablo Kirby
  • Role, noticias de la BBC

El Partido Republicano Francés abandonó a su líder, Eric Cioti, después de que éste pidiera una alianza política con el partido de extrema derecha Agrupación Nacional en las elecciones anticipadas de finales de este mes.

Los líderes políticos del partido de derecha tomaron la decisión poco más de 24 horas después de que el plan de Ciotti causara revuelo entre los políticos republicanos.

El aparente colapso en el corazón del principal partido conservador de Francia se produce inmediatamente después de la aplastante victoria del Agrupación Nacional en las elecciones europeas del domingo y de la rápida decisión del presidente Emmanuel Macron de convocar elecciones nacionales.

Cioti respondió a sus colegas, acusándolos de una «violación flagrante» de las reglas del partido, e insistió en que no iba a ninguna parte.

Ciotti fue elegido líder del partido en diciembre de 2022 y siempre ha sido visto como más agresivo que la mayoría de los republicanos destacados.

Pero cuando apareció en televisión el martes para anunciar que los republicanos «necesitan una alianza con el RNC… una alianza con la NRA». [National Rally] Altos dirigentes del partido dijeron que él habló sólo por sí mismo cuando propuso el acuerdo.

Gérard Larcher, el muy respetado presidente del Senado, ha dicho que nunca aceptaría un acuerdo con el Frente Nacional, y otros colegas han pedido públicamente la destitución inmediata de Cioti antes de dos rondas de elecciones parlamentarias el 30 de junio y el 7 de julio.

Macron intervino el miércoles y acusó a Ciotti de darle la espalda a un partido que debe su herencia a los ex presidentes Charles de Gaulle, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy.

Los republicanos han tenido problemas en las urnas en los últimos años, incapaces de contrarrestar el ascenso del partido centrista de Macron, ahora llamado Ennahda, o Agrupación Nacional. En las elecciones del domingo obtuvieron sólo el 7,25%.

Aunque se estima que la mitad de la base popular republicana apoya una alianza con el Partido de Agrupación Nacional, la gran mayoría de los líderes del partido la han rechazado categóricamente.

En un aparente intento de impedir su despido en una reunión de emergencia de líderes del partido el miércoles, Ciotti ordenó que se cerraran las puertas de la sede del partido en París, alegando riesgos de seguridad.

Posteriormente confirmó que “ninguna de las decisiones tomadas en esta reunión tiene repercusiones jurídicas. Pueden tener repercusiones penales”. Más tarde dijo a la televisión francesa que «unos 80» candidatos se presentarían por los republicanos con el apoyo del partido Agrupación Nacional.

Horas antes, Macron defendió su repentina decisión de disolver el parlamento y convocar elecciones, instando a los votantes franceses a unirse y «decir no al extremismo».

Comenta la foto, Macron dijo que no participaría en la campaña, aunque su discurso fue en gran medida político.

El presidente francés negó que quisiera entregar a la extrema derecha las llaves del poder, argumentando que el voto nacional era la única opción republicana.

Dijo que una amplia gama de grupos políticos “que no pueden simpatizar con esta fiebre extremista” deberían unirse contra ella.

Sus declaraciones no sólo reflejaron los acercamientos de Cioti a los líderes del partido Agrupación Nacional, Marine Le Pen y Jordan Bardella.

También estaba respondiendo a la decisión de la centroizquierda de aceptar un pacto con la extrema izquierda, a la que acusó de adoptar posiciones antisemitas y antiparlamentarias.

El domingo, Raphael Glucksmann llevó al centro izquierda al tercer lugar con una campaña que atrajo a votantes alienados por el partido más extremista de Francia, que no había cedido ante Jean-Luc Mélenchon.

Macron indicó que las máscaras de las dos grandes potencias se habían caído y que la batalla por los valores había salido a la luz.

Mélenchon acusó al presidente de lanzarse a una estrategia de caos y ahogarse en un torrente de insultos hacia «quienes no comparten su opinión».

Macron fue ampliamente criticado por su decisión aparentemente espontánea de convocar elecciones, una hora después de que su partido obtuviera menos del 15% de los votos, mientras que la Agrupación Nacional logró casi el 31,5% en la votación europea.

Macron dijo que el sistema se había vuelto disfuncional, dejando al gobierno incapaz de actuar.

Dijo que, como presidente, no participaría en las campañas electorales y que eso se lo dejaría al primer ministro Gabriel Attal, aunque su discurso del miércoles sonó muy parecido al lanzamiento de la campaña de su partido.

En respuesta a la pregunta de un periodista sobre si había entregado las llaves de Francia a la extrema derecha, Macron dijo que no hacer nada no es una opción y que pedir a la gente que tome decisiones es un principio de la democracia.

Dijo que los votantes que apoyaron la Agrupación Nacional el domingo expresaron su enfado y añadió: «El mensaje ha sido recibido».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *