A medida que aumentan las pérdidas, los ucranianos debaten acaloradamente sobre el futuro del servicio militar obligatorio

Después del estallido inicial de sentimiento patriótico en los meses posteriores a la invasión rusa, las realidades del campo de batalla (y la movilización) comenzaron a afianzarse en gran medida entre la población de Ucrania.

Las numerosas bajas y casi dos años de dura guerra de trincheras han provocado un intenso debate sobre el futuro del servicio militar obligatorio, un tema más relevante que nunca mientras el Ejército lucha por llenar sus filas.

El presidente Volodymyr Zelensky advirtió el mes pasado que el ejército quería movilizar hasta medio millón de personas para luchar contra los aproximadamente 600.000 soldados rusos desplegados en Ucrania.

Pero dijo que necesitaba escuchar «más argumentos» antes de tomar una decisión, dado lo delicado que era el tema en un país agotado por los combates y un débil contraataque que comenzó el verano pasado.

Ucrania, que cuenta con unos 850.000 soldados en sus filas, no reveló las pérdidas ni el número de soldados desplegados en el frente.

Sin embargo, los sectores militares en los cementerios ucranianos siguen creciendo.

Las últimas estimaciones estadounidenses, publicadas por el New York Times en agosto, sitúan el número de muertos en unas 70.000 personas y el número de heridos en hasta 120.000.

– Bajando la edad –

El impulso patriótico que prevaleció en los primeros meses, cuando un gran número de ucranianos fueron voluntariamente al frente, ya no existe.

Muy a menudo, en los medios de comunicación ucranianos aparecen historias de hombres que intentan desesperadamente evadir el servicio militar obligatorio.

En diciembre, el gobierno presentó un proyecto de ley al Parlamento para reducir la edad del servicio militar de 27 a 25 años y simplificar el proceso de reclutamiento.

READ  Gran Bretaña se prepara para una perturbación "sin precedentes" de la huelga de médicos

Pero si bien el proyecto de ley redujo el servicio obligatorio en tiempos de guerra de un período ilimitado a 36 meses, también introdujo nuevas sanciones para los evasores del servicio militar obligatorio, como restricciones a los permisos de conducir.

Dmytro Lobinets, defensor del pueblo de derechos humanos de Ucrania, advirtió que las sanciones cada vez mayores plantean un problema.

Dijo: «No podemos llegar a una etapa en la que, al luchar contra Rusia, nos convirtamos en algo similar a Rusia, donde las leyes ya no funcionan y la constitución es sólo un trozo de papel».

La medida ha resultado controvertida.

«Personalmente estoy en contra de castigos severos como la confiscación de bienes», dijo a la AFP Olena, de 42 años.

Después de una importante reacción, varios legisladores y la presidencia aseguraron que el texto sería discutido y modificado.

Un comité de defensa parlamentario al que asistieron el comandante supremo de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zalozhny, y el ministro de Defensa, Rustam Omerov, comenzó a estudiar el proyecto el jueves a puerta cerrada.

– 'Guerra por los pobres' –

Los cambios propuestos al borrador causaron revuelo en las redes sociales, con muchas ideas flotando sobre la mejor manera de gestionar la movilización.

La representante del partido gobernante, Mariana Bezugla, propuso eximir a la gente de la movilización a cambio de una gran donación al presupuesto.

Una persona comentó en la página de Facebook del parlamentario: “Y aquellos que no tienen dinero, que se queden en las trincheras y que sus hijos se queden huérfanos…”

Otro dijo: “La guerra es para los pobres”.

READ  ACTUALIZACIONES EN VIVO: Al menos 149 muertos en descarrilamiento de Halloween

El ex ministro de Economía Timofey Milovanov planteó la idea de un proyecto de lotería que recuerda a la guerra de Vietnam, donde el gobierno estadounidense elegía los cumpleaños al azar.

Sugirió que «el Estado elige un día y un mes al azar. Las personas nacidas en esos días son movilizadas».

Larisa Denisenko, abogada y activista conocida como “manicomio”, respondió denunciando las propuestas como “completamente dañinas”.

También hubo llamados a la rotación de tropas y a la desmovilización de aquellos que llevaban demasiado tiempo en el frente.

«Si se trata de una cuestión de seguridad nacional, entonces todas las personas, todos los ciudadanos, deberían participar en ello», afirmó Lyudmila, una profesora de 50 años.

«Mi marido está en guerra desde el 28 de febrero», dijo a la AFP. «Mi cuñado está en guerra. ¿Por qué algunas personas pelean y otras no?» ella preguntó.

Otros quieren medidas para alentar a los ucranianos en el extranjero a regresar a su patria y luchar.

«No puede haber justicia en esta realidad de masacre», dijo el escritor Artem Chikh, que se unió al ejército como voluntario.

«Si los fontaneros y oficinistas no se unen al ejército, el ejército enemigo vendrá a por esos mismos fontaneros y oficinistas», advirtió.

bur ant/cad/bb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *