Biden organiza la Cumbre de las Américas: actualizaciones en vivo

se le atribuye…Luis Antonio Rojas para The New York Times

LOS ÁNGELES – En el período previo a la Cumbre de las Américas, la administración de Biden se esforzó por evitar avergonzar al condado por parte de líderes clave, solo para encontrar que sus propuestas fueron rechazadas.

Los funcionarios estadounidenses pasaron semanas negociando con el gobierno mexicano, tratando de encontrar una manera de atraer al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se reuniera en Los Ángeles. La vicepresidenta Kamala Harris llamó a la líder hondureña para convencerla de que asistiera. Se enviaron asesores superiores para tratar de impresionar a los líderes de El Salvador y Guatemala.

Nada funciona. Los jefes de estado de los cuatro se negaron a asistir a la reunión, en un duro golpe para Biden mientras buscaba mostrar unidad y un propósito común en todo el hemisferio occidental.

El presidente salvadoreño, Neb Bukele, ni siquiera llamó al secretario de Estado Anthony J. Blinken, según cuatro personas familiarizadas con el alcance y no se les permitió hablar en público.

Las ausencias arrojan dudas sobre la importancia de la cumbre, que se suponía iba a mostrar la cooperación entre vecinos, pero en cambio sembró en voz alta divisiones en una región cada vez más dispuesta a desafiar el liderazgo estadounidense.

“Muestra las profundas divisiones en el continente”, dijo Martha Bárcena, ex embajadora de México en Estados Unidos. La Sra. Barsina dijo que los líderes que decidieron no asistir estaban «desafiando la influencia de Estados Unidos, porque la influencia de Estados Unidos está disminuyendo en el continente».

READ  Estados Unidos acoge hasta 100.000 refugiados ucranianos

La administración Biden ha dicho que se puede lograr mucho sin presidentes en la mesa, ya que los secretarios de Estado enviados en su lugar pueden firmar acuerdos.

«Estados Unidos sigue siendo la fuerza impulsora más poderosa en el hemisferio occidental para abordar los desafíos fundamentales que enfrentan los pueblos de las Américas», dijo el lunes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karen Jean-Pierre.

Sin embargo, aunque interrumpen la inasistencia del distrito por diversas razones, todos parecen expresar su descontento con la forma en que la administración ejerce el poder.

López Obrador había telegrafiado durante semanas que no asistiría a menos que la administración invitara a Cuba, Venezuela y Nicaragua. Xiomara Castro, la presidenta izquierdista de Honduras, se unió a su carro y dijo que ella también se inclinaría a menos que la reunión incluyera a esos países.

Dejarlos al margen, dijo López Obrador, «significa continuar con políticas antiguas, intrusivas e irrespetuosas para las naciones y sus pueblos».

Los líderes de Guatemala y El Salvador parecían más preocupados por su relación con Estados Unidos que por la lista de invitados.

Al asumir el cargo, la administración Biden lanzó un ataque a la corrupción en ambos países, imponiendo sanciones a altos funcionarios y Llamar Esfuerzos percibidos Debilitar las instituciones democráticas por parte de los gobiernos centroamericanos.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giamatti, dijo que no asistiría a la cumbre un día después Sr. Blinken dijo La selección del fiscal general por parte de su gobierno estuvo implicada en una «gran corrupción».

“He enviado un mensaje de que no iré”, dijo el Sr. Giamatti, y agregó: “Mientras yo sea presidente, este país será respetado y su soberanía será respetada”.

READ  Actualizaciones electorales en vivo de Australia: los primeros resultados apuntan a un resultado cerrado

Bukele no ha hecho público su razonamiento, pero personas familiarizadas con el pensamiento del presidente salvadoreño dicen que no vio el sentido de estrechar manos y tomar fotografías cuando el diálogo entre los dos países estaba básicamente roto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.