Descubren una cría de tortuga disfrazada de fósil de planta

Originalmente se interpretó que el fósil era una planta, pero los investigadores ahora han descubierto que es el interior del caparazón de una tortuga bebé. Fotografía: Fabiani Herrera y Héctor Palma Castro

Los investigadores llamaron al fósil «Turtwig» en honor al Pokémon mitad tortuga, mitad planta.

Desde la década de 1950 hasta la de 1970, un sacerdote colombiano llamado Padre Gustavo Huertas recolectó rocas y fósiles cerca de un pueblo llamado Villa de Livia. Dos de los ejemplares encontrados eran pequeñas rocas redondas decoradas con líneas en forma de hojas. La clasificó como un tipo de planta fósil. Pero en un nuevo estudio publicado en la revista Fósiles electrónicosLos investigadores volvieron a examinar estos fósiles de «plantas» y descubrieron que no eran plantas en absoluto, sino restos fosilizados de pequeñas tortugas.

“Fue realmente sorprendente encontrar estos fósiles”, dice Héctor Palma Castro, estudiante de paleobotánica de la Universidad Nacional de Colombia.

Huertas describió las plantas en cuestión en 2003 como: Sfenophyllum columbianum. Los fósiles provienen de una época temprana. período cretáceo Las rocas, hace entre 132 y 113 millones de años, durante la era de los dinosaurios. excavaciones Sfenophyllum columbianum Fue sorprendente en este momento y lugar: otros miembros conocidos de la carrera esfenofilo Murió hace más de 100 millones de años. La edad y ubicación de las plantas intrigaron a Fabiani Herrera, curador asistente de plantas fósiles en el Museo Field de Chicago, y a su alumno Palma Castro.

identidad equivocada

«Fuimos a la colección paleontológica de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá y comenzamos a observar las plantas, y una vez que las fotografiamos, pensamos: ‘Esto es extraño'», dice Herrera, quien ha estado recolectando plantas del Cretácico Inferior. Del noroeste de Sudamérica, una región del mundo con pocas obras botánicas antiguas.

READ  La NASA abre la última muestra del asteroide OSIRIS-Rex atrapado por sujetadores atascados

A primera vista, los fósiles, de aproximadamente 2 pulgadas de diámetro, parecían nódulos redondos que contenían hojas de plantas preservadas. esfenofilo. Pero Herrera y Palma Castro notaron características clave que no estaban del todo bien.

Caparazón de tortuga fósil con superposición gráfica.

Un dibujo que resalta las costillas y los huesos de la espalda, superpuesto al fósil. Crédito: Fotografía de Fabiani Herrera y Héctor Palma Castro; Pintado por Edwin Alberto Cadena y Diego Competa Romero.

«Pasamos días buscando plantas fósiles en armarios de madera. Cuando finalmente encontramos este fósil, descifrar la forma y los bordes de la hoja fue difícil», dice Palma-Castro.

«Cuando lo miras en detalle, las líneas de los fósiles no parecen las venas de una planta, y estaba seguro de que probablemente era hueso», dice Herrera. Entonces se acercó a un viejo colega, Edwin Alberto Cadena.

«Me enviaron fotografías y dije: ‘Esto seguro que parece un caparazón’: el caparazón superior óseo de una tortuga», dice Cadena, un paleontólogo que se especializa en tortugas y otras criaturas. Vertebrados En la Universidad del Rosario en Bogotá. Cuando vio el tamaño de las fotos, recuerda Cadena, «dije: ‘Bueno, esto es genial, porque no sólo es una tortuga, sino que también es un ejemplar muy pequeño’.

Cadena y su alumno Diego Competa Romero de la Universidad Nacional de Colombia examinaron las muestras y las compararon con caparazones de tortugas fósiles y modernas. «Cuando vimos el espécimen por primera vez, me quedé asombrado, porque al fósil le faltaban las marcas típicas que se encuentran en el exterior del caparazón de una tortuga», dice Cómpeta-Romero. Era un poco cóncavo, como un cuenco. En ese momento nos dimos cuenta de que la parte visible del fósil era el otro lado del caparazón, y estábamos mirando la parte del caparazón que estaba dentro de la tortuga.

READ  La imagen del portal inspira teorías de la vida en Marte

Los detalles de los huesos de la tortuga ayudaron a los investigadores a estimar su edad al morir. «Las tortugas tienen diferentes tasas de crecimiento y tamaños», dice Cómpeta-Romero, por lo que el equipo observó características como el grosor de su caparazón y los lugares donde sus costillas se fusionaban para formar huesos sólidos. «Este es un rasgo poco común en los peces juveniles, pero se observa en los juveniles. Toda esta información sugiere que la tortuga pudo haber muerto con un caparazón ligeramente desarrollado, entre 0 y 1 año de edad, en alguna etapa posterior a la eclosión».

La importancia del descubrimiento

“En general, encontrar crías de tortugas fósiles es realmente raro”, dice Cadena. «Cuando las tortugas son muy jóvenes, los huesos de sus caparazones son muy finos, por lo que pueden destruirse fácilmente».

La rareza de las crías de tortuga fosilizadas hace que su descubrimiento sea importante, afirman los investigadores. «Estas tortugas son probablemente otros parientes del Cretácico Clasificar «Medían hasta cinco metros de altura, pero no sabemos mucho acerca de cómo crecieron hasta alcanzar tamaños tan gigantescos», dice Cadena.

Los investigadores no culpan al Padre Huertas por su error, ya que las conchas conservadas se parecen a muchas plantas fósiles. Pero las características que Huertas pensaba que eran hojas y tallos son en realidad huesos costales y vértebras modificados que forman el caparazón de la tortuga. Cómpeta Romero y Palma Castro nombraron a los ejemplares «Turtwig», en honor a un Pokémon que es mitad tortuga y mitad planta.

“En el mundo de Pokémon, te encuentras con el concepto de combinar dos o más elementos, como animales, máquinas, plantas, etc. Entonces, cuando tienes un fósil inicialmente clasificado como planta y resulta ser una tortuga bebé, una Pocos Pokémon me vienen inmediatamente a la mente». Este caso, Turtwig, una pequeña tortuga con una hoja pegada a su cabeza», dice Palma Castro. «En paleontología, tu imaginación y tu capacidad de asombrar siempre se ponen a prueba. Este tipo de descubrimientos son realmente especiales porque no sólo amplían nuestro conocimiento del pasado, sino que también abren una ventana a diversas posibilidades que podemos descubrir.

READ  ¡limpieza! La misión SpaceX-NASA Intuitive Machines se pospone hasta el jueves

Reevaluación de colecciones históricas

Los científicos también señalan la importancia de estos fósiles en el esquema más amplio de la paleontología colombiana. «Hemos resuelto un pequeño misterio sobre las plantas antiguas, pero lo más importante es que este estudio muestra la necesidad de reexaminar las colecciones históricas en Colombia. El Cretácico Inferior es una época crítica en la evolución de las plantas terrestres, especialmente de las plantas con flores y las gimnospermas, » dice Herrera. «El futuro está en descubrir los bosques que crecen en esta parte del mundo».

Referencia: «¿Sphenophyllum del Cretácico Inferior o una tortuga nacida?» Escrito por Héctor D. Palma Castro y Diego A. Cómpeta Romero, Edwin Alberto Cadena, Mónica R. Carvalho y Fabiani Herrera, diciembre de 2023, Fósiles electrónicos.
doi: 10.26879/1306

Este proyecto fue apoyado por la Subvención de la National Geographic Society (EC-96755R-22) para el Descubrimiento de Plantas del Cretácico Inferior del Norte de América del Sur y el Centro de Investigación Integrativa Negaune, The Field Museum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *