Estados Unidos vuelve a imponer embargo petrolero a Venezuela, rompiendo promesas electorales

Estados Unidos está volviendo a imponer sanciones al petróleo de Venezuela, diciendo que el gobierno socialista revolucionario del presidente Nicolás Maduro «no ha cumplido» sus promesas de celebrar elecciones presidenciales libres y justas este año.

La medida es un reconocimiento por parte de la administración Biden de que el alivio del embargo otorgado hace seis meses hasta ahora no ha logrado obligar a Maduro a celebrar una verdadera contienda.

Las nuevas sanciones a Venezuela corren el riesgo de hacer subir los precios del petróleo en un año electoral en Estados Unidos, lo que permitiría a Washington buscar una empresa conjunta con la petrolera nacional venezolana, PDVSA, que continúa aumentando la producción.

Maduro y una coalición de oposición respaldada por Estados Unidos firmaron un acuerdo electoral en Barbados en octubre, pero la tinta estaba seca antes de que su gobierno lanzara una dura represión.

A la principal candidata de la oposición, María Corina Machado, se le prohibió postularse, a su candidato alternativo elegido no se le permitió registrarse y algunos miembros de su equipo de campaña fueron arrestados. Las encuestas indicaban que Machado derrotaría a Maduro por un amplio margen.

«Si bien las autoridades venezolanas han cumplido algunas obligaciones importantes, hemos determinado que no han cumplido en muchas áreas», dijo un alto funcionario de la administración estadounidense, describiendo «un patrón continuo de acoso y represión contra figuras de la oposición y la sociedad civil».

El funcionario de la administración estadounidense agregó que Maduro había confirmado «ciertos aspectos» del acuerdo de Barbados, incluido el establecimiento de una fecha electoral, la actualización del registro de votantes y «el inicio de un proceso para permitir la observación internacional de las elecciones».

READ  Anuncios en vivo del gobierno: Omigron News, restricciones y más

En otro gesto de cooperación, Washington y Caracas completaron un intercambio de prisioneros en diciembre en el que 10 estadounidenses, incluidos seis clasificados como detenidos injustamente por Estados Unidos, fueron liberados de una prisión venezolana a cambio de la liberación del empresario colombiano y Alex Chap. El aliado de Maduro, a quien los fiscales estadounidenses acusan de canalizar 350 millones de dólares de Venezuela a cuentas estadounidenses.

A pesar de las declaraciones belicosas del gobierno en las últimas semanas, Maduro dijo el lunes que «no iba a cerrar la puerta a las negociaciones» con Estados Unidos, cuando sus negociadores se reunieron con los embajadores de Washington en México la semana pasada. “Estoy pidiendo a los negociadores que le entreguen al Presidente [Joe] Biden tuvo el siguiente mensaje: 'Si tú lo quieres, yo lo quiero'. Si ustedes no lo quieren, yo no lo quiero'', dijo Maduro.

En respuesta a la reimposición de sanciones, el presidente del Congreso de Venezuela, Jorge Rodríguez, acusó a Washington de romper un acuerdo comercial con Caracas. «Honramos nuestra palabra y nunca toleraremos un ultimátum», dijo Rodríguez. «Veremos quién cumplió y quién no cumplió su palabra y sus promesas».

La administración Biden ha tratado de castigar a Maduro por dar marcha atrás en sus promesas de elecciones libres y justas, entre otras preocupaciones. Le preocupa llevar a Venezuela a manos de sus aliados, Rusia y China, y le preocupa que nuevas sanciones puedan estimular la inmigración venezolana hacia Estados Unidos.

La producción de Venezuela, que alguna vez fue el principal productor de petróleo del mundo, ha caído de casi 2,9 millones de barriles por día en 2014 a menos de 400.000 b/d en 2020 debido a años de mala gestión y sanciones de «máxima presión» destinadas a derrocar a Maduro.

READ  Florona: ¿Cuál es la rara doble infección de bocio y gripe en Israel?

Venezuela aumentó la producción de crudo en un promedio de 800.000 b/d en el primer trimestre del año, gracias al levantamiento temporal de las sanciones en octubre y a un aumento de la empresa conjunta petrolera de Chevron, según cifras de la OPEP. El alivio de las sanciones permitió a Venezuela vender su petróleo directamente, sin cobrar altas tarifas a través del mercado negro.

Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo y abundante gas natural. Las empresas de energía han viajado a Caracas durante los últimos seis meses en busca de posibles acuerdos con Maduro mediante el alivio de las sanciones.

Shell y la Compañía Nacional de Gas de Trinidad firmaron un acuerdo para exportar gas marino venezolano a través de la isla caribeña, mientras que la española Repsol y la francesa Maural & Prome también firmaron acuerdos, según informes de prensa. Estos estaban cubiertos por licencias de sanciones estadounidenses separadas. Los funcionarios estadounidenses se negaron a decir si las sanciones continuarían, citando confidencialidad comercial.

Las empresas estadounidenses que invierten en petróleo y gas venezolano no están sujetas a las licencias existentes y pueden suspender sus operaciones hasta el 31 de mayo. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de EE.UU. «considerará caso por caso las solicitudes de licencias específicas para continuar las operaciones más allá del final del período de liquidación», según un comunicado del Departamento de Estado de EE.UU. del miércoles.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Pedro Tellechea, dijo a los periodistas que las sanciones no afectarían la economía del país y que las empresas extranjeras podrían solicitar licencias individuales al Tesoro de Estados Unidos.

READ  James Burroughs dice que el elenco de 'Friends' está 'devastado' por la muerte de Matthew Perry - Fecha límite

Los analistas dijeron que la decisión de endurecer las sanciones al sector petrolero tendría un impacto limitado a corto plazo en la producción y las exportaciones actuales de Venezuela, pero afectaría su recuperación a largo plazo.

«La cancelación de la licencia general el miércoles no tendrá ningún impacto significativo en la producción venezolana porque no generará inversión», dijo Francisco Monaldi, experto en petróleo venezolano del Instituto Baker de la Universidad Rice. Chevron, con licencia propia para operar en Venezuela, es un importante inversor en el sector petrolero del país, afirmó. «El restablecimiento de las restricciones afectará sólo ligeramente la disponibilidad de materiales dilutivos en proyectos que no sean de Chevron».

Asdrúbal Oliveros, director de la consultora Ecoanalitica, con sede en Caracas, ha calculado que las sanciones renovadas le costarán a Venezuela alrededor de 3.000 millones de dólares en ingresos extranjeros y reducirán el crecimiento del PIB en un 3,6 por ciento, un precio que Maduro está dispuesto a pagar.

«En el análisis costo-beneficio de Maduro, es importante no ceder demasiado espacio político», dijo Oliveros. «Esto podría darle al gobierno una excusa para endurecer la dinámica política de manera más represiva y dar a la oposición menos espacio en las elecciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *