Los científicos creen haber descubierto el origen de los «circuitos de radio individuales»

En los últimos cinco años, los astrónomos han descubierto un nuevo tipo de fenómeno astronómico que existe a gran escala: más grande que galaxias enteras. Llamados ORC (circuitos de radio individuales), parecen anillos gigantes de ondas de radio que se expanden hacia afuera como una onda de choque.

Hasta ahora, los ORC nunca se han observado en ninguna longitud de onda que no sea la de radio, pero según un nuevo… papel Publicado el 30 de abril de 2024, los astrónomos capturaron rayos X asociados con ORC por primera vez.

Este descubrimiento proporciona algunas pistas nuevas sobre lo que puede haber detrás de la creación del ORC.

Si bien muchos eventos astronómicos, como las explosiones de supernovas, pueden dejar restos circulares, los ORC parecen requerir una explicación diferente.

«La energía necesaria para producir una emisión de radio tan extendida es muy potente», afirmó Israa Bulbul, autora principal de la nueva investigación. «Algunas simulaciones pueden reproducir sus formas pero no sus densidades. No existen simulaciones que expliquen cómo se crean los ORC».

Los ORC pueden ser un desafío para estudiar, en parte porque generalmente solo son visibles en longitudes de onda de radio. Hasta ahora no se habían relacionado con emisiones de rayos X o infrarrojos, y no había señales de ellos en longitudes de onda ópticas.

A veces, los ORC rodean una galaxia visible, pero no siempre (hasta ahora se han descubierto ocho alrededor de galaxias elípticas conocidas).

Utilizando el telescopio XMM-Newton de la ESA, Bulbul y su equipo observaron uno de los ORC más cercanos conocidos, un objeto llamado Cloverleaf, y encontraron un sorprendente componente de rayos X en este objeto.

READ  El satélite de viento está listo para el reingreso "asistido" sin precedentes
Esta imagen de múltiples longitudes de onda del ORC (circuito de radio único) de Cloverleaf combina observaciones de luz visible del antiguo estudio DESI (Analizador espectral de energía oscura) en blanco y amarillo, rayos X de XMM-Newton en azul y radio de ASKAP (Australia). Cuadrado ) Matriz de kilómetros de Pathfinder) en rojo. (X. Zhang y M. Kluge/MPE/B. Koribalski/CSIRO)

«Esta es la primera vez que alguien ve la emisión de rayos X asociada con un ORC», dijo Bulbul. «Era la clave que faltaba para desbloquear el secreto de la Formación Cloverleaf».

Una radiografía de una hoja de trébol muestra un gas que ha sido calentado y movido mediante algún proceso. En este caso, las emisiones de rayos X revelan dos cúmulos de galaxias (alrededor de una docena de galaxias en total) que han comenzado a fusionarse dentro de la hoja de trébol, calentando el gas a 15 millones de grados Fahrenheit.

Las fusiones caóticas de galaxias son interesantes, pero no pueden explicar por sí solas la existencia de una hoja de trébol. Las fusiones de galaxias ocurren en todo el universo, mientras que los ORC son un fenómeno poco común. Hay algo único que está sucediendo para crear algo como Cloverleaf.

«Los procesos de fusión forman la columna vertebral de la formación de estructuras, pero hay algo especial en este sistema que desencadena la emisión de radio», dijo Bulbul. «Ahora no podemos saber qué es, por lo que necesitamos más datos y más profundos tanto de radiotelescopios como de rayos X».

Esto no significa que los astrónomos no tengan conjeturas.

«Una idea fascinante de la fuerte señal de radio es que los agujeros negros supermasivos residentes pasaron por episodios de intensa actividad en el pasado, y los electrones restantes de esta antigua actividad fueron reacelerados por este evento de fusión», dijo a XMM el científico del proyecto de la NASA, Kim Weaver. . -Newton.

En otras palabras, los ORC como Cloverleaf pueden requerir una historia de origen de dos partes: poderosas emisiones de agujeros negros supermasivos activos, seguidas de ondas de choque de fusión de galaxias que dan a esas emisiones un segundo impulso.

READ  Rompiendo las reglas: descubriendo una vía molecular importante para controlar el envejecimiento

Este artículo fue publicado originalmente por El universo hoy. está leyendo Artículo original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *